7 Pasos para dormir bien

¿Te has levantado de la cama alguna vez con la sensación de no haber descansado y luego te vas durmiendo por las esquinas? ¿Cuánto hace que no duermes como un bebé?

 

La falta de descanso afecta a la larga a nuestro cuerpo física y mentalmente. Hace que nuestros músculos estén más rígidos y podamos sufrir contracturas o dolor muscular. Nuestra concentración disminuye y nuestros reflejos se ven mermados. Y todo esto repercutirá, por supuesto, en nuestro estado de ánimo, porque tendremos menos paciencia y estaremos de peor humor. Si no ponemos remedio, poco a poco, esta situación se irá incrementando y empeorando, lo que dificultará que durmamos bien. 

 

Para conseguir descansar profundamente es necesario seguir una serie de pasos:

 

  • Establecer una rutina. Fijar horarios para levantarse y acostarse siempre a la misma hora, no saltarse las comidas, cenar más ligero y al menos una hora antes de irse a dormir. 
  • Cambiar de almohada o de colchón. Es conveniente cambiar cada cierto tiempo, porque también se estropean y nos impiden descansar como merecemos. No le quites importancia a esto, y comprueba si deberías o no, hacerte con uno nuevo.
  • Ventilar la habitación: Es importante que el aire no esté viciado y evitar que haga mucho calor, porque nos impedirá descansar como es debido.
  • Desconectar el móvil o no tenerlo en la misma habitación donde dormimos. Estar pendiente de él nos impide relajarnos y conciliar el sueño.
  • Hacer ejercicio. Mucha gente cuando lee esto, pone excusas, que no tengo tiempo, que es un rollo. Busca algo que te pueda motivar, porque liberarás endorfinas, tu cuerpo te lo agradecerá y te ayudará a gastar energía. No practiques deporte antes de ir a dormir porque lo único que conseguirás será activar tu cuerpo, que es justo lo que no queremos. La mejor hora es por la mañana, pero si no se puede, entonces, por la tarde, pero nunca antes de meterte en la cama.
  • Escribir las tareas que tienes que hacer al día siguiente. Si lo apuntas conseguirás liberar a la mente, quitándote esas preocupaciones y ese darle vueltas a algo que tienes que hacer.
  • Relajarse:  A veces con el estrés de vida que llevamos es difícil bajar el ritmo. Pero es necesario, para nuestros músculos y nuestra mente. Antes de ir a dormir date una ducha o un baño de agua caliente y ponte un saco térmico de semillas caliente en la zona del cuerpo que tengas más contracturada o que esté más en tensión: cervicales, lumbares. Lograrás que el cuerpo esté predispuesto a descansar en las mejores condiciones.

 

Son unos pasos sencillos que si consigues llevarlos a la práctica, te servirán para lograr tu objetivo que es descansar mejor. En cuanto lo consigas, mejorará tu rendimiento diario, tu humor, irá desapareciendo el dolor muscular. Merece la pena intentarlo, ¿no crees?

 

Y ya sabes, entra en nuestro facebook para enterarte de nuestras novedades, promociones, descuentos y sorteos.