¿Cómo llevar la mochila para que no sufra tu espalda ni la de tu bebé?

 

 

 

Cada vez más madres y padres se apuntan a llevar a sus bebés en la mochila, por eso aquí queremos dedicar el post a hablar de cómo llevar la mochila para que tu espalda ni la del bebé sufran.

 

 

A continuación os dejamos con 8 puntos clave a tener en cuenta:

 

 

  • Es fundamental que la mochila sea cómoda, tanto para quien la lleva, como para el bebé. 
  • No llevar al bebé colgando hacia fuera, porque de esta manera la mochila no le ofrece ningún soporte ni a su columna ni a la cabeza del bebé, sobre todo los 6 primeros meses. 
  • La posición del bebé tiene que ser piernas formando una M, es decir, con las rodillas más altas que el culete y la espalda formando una C.
  • Las tiras de los hombros han de ser anchas para que se reparta bien el peso y que se coloque entre el cuello y los hombros para que no sufra el cuello.
  • Ajustar la mochila para que el bebé quede bien pegado.
  • Se debe vigilar nuestros movimientos, que no sean bruscos, tampoco hay que saltar o correr para no dañar el cuello y la espalda del bebé.
  • El bebé tiene que estar lo suficientemente alto, para que el peso se reparta bien sobre tus caderas y no sobre tus lumbares.
  • Y al llegar a casa, después de un paseo con el bebé a cuestas, tu espalda bien merece un premio, nada mejor como un saco térmico de semillas calentito para relajar la zona lumbar o las cervicales. 

 

Esperamos que estos consejos te sirvan de utilidad, sobre todo para proteger tu espalda y la de tu bebé.

 

Y ya sabes, entra en nuestro facebook para enterarte de nuestras novedades, promociones, descuentos y sorteos.