Los pies, los más sufridores

Unos zapatos bonitos se pueden convertir en un martirio insufrible. ¿Te suena? Creo que nadie nos hemos librado de que en alguna ocasión nos hayan molestado un par de zapatos, nos hicieran ampollas o una rozadura. En general, cuando esto sucede o bien no continúas usándolos o bien, procuras darlos de sí, hasta que consigas amoldarlos a tus pies. Pero hay gente que es increíblemente capaz de seguir usándolos a pesar del dolor, sólo por lo bonitos que son. 

 

Deberíamos respetar más nuestros pies. Los tenemos un poco olvidado y si pensáramos que ellos son la clave fundamental para la estabilidad de nuestro cuerpo, quizá cambiaríamos nuestra actitud hacia ellos. Si andamos mal, podemos provocar distintos dolores en las rodillas, cadera o la espalda, además del famoso juanete. Y si nos preocupásemos en corregir nuestra forma de andar, en no maltratarlos con tacones imposibles y mimarlos más, mejoraríamos mucho nuestra calidad de vida.

 

En Tusacotermico.com queremos que vuestros pies se sientan bien, por eso os dejamos unos consejos, que esperamos que os sean útiles:


  • Procura que el zapato no te roce, si así fuera lleva tiritas y otros apósitos que sean de silicona para minimizar el dolor y la lesión.
  • Los tacones hay que elegirlos que sean de un tamaño medio, ni planos ni taconazo imposible. En caso, de que te empeñes en llevar los más altos que haya en la tienda, lleva en el bolso siempre un par de recambio pero que esta vez sí que sean cómodos.
  • Si vas a estrenar zapatos, antes llévalos por casa, para que la piel ceda un poco y se amolde a la forma de tu pie.
  • Cuando llegues a casa, pon los pies a remojo en agua fría, para bajar el hinchazón y mitigar el dolor. 
  • Antes de ir a dormir, dales un masaje cada noche y ponlos en alto y aplica durante unos minutos un saco térmico frío.

 

Hay veces que al comprar un par de zapatos no le damos la importancia que realmente tiene. No te fíes de los más bonitos, a veces son traicioneros. Pruébalos bien en la tienda, los dos, pregunta el material del que están hecho para comprobar si ceden o no, porque más vale ir cómoda y disfrutar, que ir estupenda pero sufriendo horrores. No arruines un gran día, por un par de zapatos.

 

¿Alguna vez habéis sufrido por culpa de los zapatos? ¿Te has comprado alguna vez un par de zapatos por lo bonitos que eran, a pesar del dolor que te causaban? Cuéntanos tu experiencia, nos gustaría que la compartieras con nosotros. 

 

Sólo me queda daros las gracias por leernos. Un saludo del equipo de Tusacotermico.com


 

Escribir comentario

Comentarios: 0