Agua para rendir más 

El agua supone alrededor del 70% de nuestro cuerpo. Es fundamental para nuestra existencia. Sin embargo, no siempre le damos la importancia que deberíamos dar al hecho de hidratarnos adecuadamente.


Su función es vital. El agua se encarga de transportar y distribuir a las células los elementos nutricionales, elimina toxinas, regula la temperatura y lubrica las articulaciones. 


Algunas personas, hasta que no tienen sed, no beben y eso hace que, a veces, no sea suficiente. Lo que los médicos recomiendan es tomar una media de un litro y medio de agua al día. Tan malo es quedarse corto como pasarse, porque lo único que se hace es que el corazón tenga que trabajar más.


El hecho de no hidratarse correctamente puede provocar lentitud, cansancio, dolor de cabeza, mareos, hormigueo en las extremidades y en algunos casos extremos llegar hasta el delirio.


Si lo que te da pereza es tomar agua, puedes compaginarlo con zumos naturales, sopas, infusiones, tomar frutas, como por ejemplo, peras, naranjas, sandías. Todo con el fin, de estar perfectamente hidratado.


Hay que prestar especial atención a las personas mayores y a los bebés. Vigilar que toman líquidos. Si eres de los que hace ejercicio, es recomendable que bebas antes, durante y después de cada entrenamiento para reponer lo perdido. Una mala hidratación puede llevarte a no conseguir tus objetivos e incluso a lesionarte.


Ahora que estamos en otoño, no olvides hidratarte aunque no te apetezca. Rendirás mucho más, porque las células del cerebro cuentan con un mayor nivel de oxígeno. Así, ni el nivel de concentración y de alerta, ni nuestra memoria a corto plazo, ni nuestra capacidad de cálculo se verán disminuidos.


Te proponemos un reto, introducir la rutina de beber ocho vasos de agua diarios ¿te animas?







Escribir comentario

Comentarios: 0