Días de lluvia, ¿dolor de articulaciones?



Los días de lluvia hace que a muchos les entre la melancolía y a otros un terrible dolor de huesos.


Y es que para muchos, el cambio de temperatura, supone un desajuste en su cuerpo. De tal modo, que quienes conocen su comportamiento, reconocen ante un dolor en las articulaciones un posible cambio en el tiempo. De hecho, más de uno podría dedicarse a presentar el tiempo sin necesidad de grandes mapas isobáricos y tener un acierto del 100%. Su propio cuerpo avisa de que va a llover, aunque de una manera dolorosa.


Esto se debe a que el cambio de la presión atmosférica que hace que las personas con mayor sensibilidad en las articulaciones lo note. Por ejemplo, cuando llueve se produce una bajada de presión que provoca automáticamente en la gente con artritis que se hinchen los tejidos y por eso duela.


Por supuesto, a la artritis no le conviene en absoluto vivir en un clima de frío intenso, ni lluvioso. Pero como seguro que no todo el mundo se puede mudar al Caribe os dejamos unos trucos para sobrellevar esta situación y aliviar el dolor:


  • Intercala terapia de calor y terapia de frío. Con un saco térmico aplica calor durante 10 minutos aproximadamente en la zona del dolor y luego con otro saco térmico frío ponlo durante 7 minutos. Y así durante varios ciclos.


  • Procura mover las articulaciones para que no se queden rígidas


Esperamos que os haya sido de utilidad y que este otoño os respete la artritis o al menos, no la podáis aliviar mejor.

Escribir comentario

Comentarios: 0