Codo de tenista

La verdad es que ver a Rafa Nadal competir y ganar trofeos a pesar de su dolores de espalda y de rodilla es muy motivador, pero nada conveniente para el resto de los mortales. Desde Tusacotermico.com os recomendamos que no hagáis sobreesfuerzos de los que luego os tengáis que arrepentir.

 

El tenis es un deporte bastante completo. Se ejercita practicamente todo el cuerpo. Las extremidades inferiores y superiores tienen que estar a punto para poder llegar a la bola y darle con fuerza. Y por supuesto, el tronco también trabaja bastante, ya que con sus giros ayudan a golpear la pelota con mayor precisión.

 

Como todo deporte tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Las buenas son que te diviertes, mientras te pones en forma, te marcas retos, te estimula, etc. Mientras que la parte mala es que te puedes lesionar. Y es que una de las lesiones más comunes es la epicondilitis, más conocida como el codo del tenista. Uno de los síntomas que presenta es dolor en la cara externa del codo. 

 

Esto se produce al realizar la torsión repetitiva de la muñeca, ya sea para dar un golpe de revés a la pelota, o destornillas o simplemente, usar el ratón del ordenador, por ejemplo. Al final se producen unos pequeños desgarros de los tendones y una sobrecarga muscular en el antebrazo.

 

Cuando empiece a sentir ese dolor, lo mejor es aplicar una terapia de frío, con hielo o con sacos térmicos de semilla, durante dos o tres veces al día. No fuerce el movimiento y consulte a su médico.

 

Así que nada, diviértete juando al tenis. Y recuerda que si te dicen que tienes codo de tenista, no te pienses que es por tu saque o porque se parezca al de Rafa Nadal.

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0