La lumbalgia no es sólo cuestión del invierno

Por desgracia la lumbalgia no desaparece ni con la llegada de la primavera ni en verano. Y es que el dolor tan molesto de la zona lumbar, puede provocar que no te puedas apenas mover, sobre todo al principio. Tal vez, el simple hecho de levantarte de la silla o de la cama se convierta en una odisea.

Se han realizado muchos estudios acerca de esta dolencia, porque en ocasiones no se sabe exactamente cuál es el origen, ni siquiera las radiografías ayudan a esclarecerlo.

 

Por eso hoy queremos daros unos consejos para merjorar y conseguir que desaparezca:

-Evitar el reposo: Por raro que parezca, no es conveniente guardar reposo en la cama y no moverse, porque lo único que se conseguirá es que tarde más tiempo en que desaparezca el dolor.

-Actividad física: Evidentemente no os proponemos que hagáis grandes esfuerzos físicos, sino que hagáis ejercicios apropiados para la espalda. Por ello, sería bueno ponerse en manos de un fisioterapeuta o un osteópata, según las preferencias de cada uno, y que os indique los ejercicios a realizar, y la manera exacta de cómo practicarlos, para evitar que empeore.

-Aplicar calor: Para que los múculos de la espalda vayan calentándose, sería bueno dar calor en la zona. Y ya verá cómo sentirá un gran alivio. Puede hacerlo con una ducha caliente, dirigiendo el chorro de agua en las lumbares, o bien con un saco térmico de semillas, las calienta en el microondas 2 minutos, y se lo puede poner cuando esté sentado o tumbado. La mejor forma de utilizar el saco térmico es, aplicándolo durante 10 minutos y tantas veces como sea necesario. Notará cómo los músculos estarán menos agarrotados.

De todos modos si el dolor es muy agudo, no deje de acudir al especialista para ver si es una lesión más grave. 

Y nuestro último consejo es que cuando vaya mejorando de su lumbalgia, procure no hacer movimientos bruscos y trate de mantener una buena higiene postural, su espalda se lo agradecerá.

Escribir comentario

Comentarios: 0