¿Quién no ha sufrido un esguince?

Llega el verano y muchos eligen como destino zonas de montaña, para disfrutar de sus paisajes y practicar senderismo. Y a parte de las picaduras de mosquito, quien más quien menos, se ha torcido el pie, de la manera más tonta, o en un alarde de agilidad, que no se tiene después de todo un año sentado delante del ordenador en la oficina.

 

Normalmente, esa torcedura no te impide realizar actividades cotidianas, tendrás ligeras molestias pero nada importante. El problema es cuando te haces un esguince y provocas que los ligamentos de la zona del tobillo se rompan parcialmente o en su totalidad. El dolor será muy intenso y comenzará a inflamarse la zona.

 

Pautas a seguir:

  • Para evitar el edema es fundamental aplicar frío sobre el tobillo durante periodos de tiempo de aproximadamente 30 minutos.
  • Mantén el pie elevado para que favorezca la circulación sanguínea.
  • Reposo, aunque estés de vacaciones y  dé mucha rabia, es importante no cargar ese pie con peso y actividades que empeoren la lesión.

Dependiendo de la gravedad del esguince, por lo general, se precisa entre 3 y 8 semanas de reposo, para volver a la actividad habitual.

 

Por supuesto, antes que nada, hay que consultar con el médico si se quiere volver a practicar deporte. Por norma general, se recomienda que sea una vez que el dolor y la inflamación hayan desaparecido o bien sea mínimo. De esta manera, el objetivo es evitar que se vuelva a producir otro cuadro de esguince. Además sería recomendable que al principio, cuando se reanudara la actividad habitual, se llevara una tobillera para proteger el tobillo de posibles nuevas lesiones, ya que todavía estará debilitado.

 

Así que desde tusacotermico.com esperamos que disfrutes de tus vacaciones y que en caso de que te suceda algún percance y te hagas un esguince de tobillo, sepas que lo que necesitas es una terapia de frío, elevar el pie y reposo.

 

Te deseamos que empieces con buen pie el verano.